25.4.16

magnetismos

Era quizá haber llegado distinto. Necesario como esa sensación creada por el reloj , si lo viésemos dar vuelta en sentido contrario. No se había  roto el tiempo. Lo único que podía comprender era la regularidad con la que los pies tocan el piso. Y saber que ni la tonalidad mas grave implicaría alguna desgracia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preparar el corazón,  sin prometer espacios o lugares a medias.  Ir y que sea cierto.  O quedarse en silencio y que tambi...