26.2.16

Nada va hacia atrás.




No todos los rastros deben de ser nuevamente convocados. Hay miradas intactas y en suspiro que después de meses, tendría que aprender a desdibujar. ¿Cuál es la parte adentro en la que guardamos este tipo de inverosimilitudes? Parques en abandono, esas orillas de los no encuentros, parques que no vuelven si no existen los pasos. Y uno con las señales de todos sus barcos. Queriéndose mar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario