26.7.14

Podes asomarte en rojo



 Ir. De pronto un rastro. Mas cierto que visible. Sabrá el corazón por qué de pronto latió tanto. Podría apostar haber pasado años así, a una esquina de encontrarnos. Pero algo de la velocidad nos hace trampa.  Me enteré con aquel semáforo del parque. Desconocemos al que pone las reglas.
Y si todo realmente sucede por algo, con cuántas agallas mirar  a lo desconocido.

1 comentario: