Ir al contenido principal

Monólogo de una persona sin desesperación.

Ahora que intento hacer memoria,  no recuerdo. Qué pasó conmigo después de ese día.
Cómo salí de aquel  lugar.
Con cuánto descaro cariñoso  pude sonreír-le a esa mujer. Cuándo fue realmente la primera vez que cruzamos mirada.  Comencé a buscarte a deshoras. Y no sé si realmente  fue el corazón quien avisó antes, antes del asombro.  Antes de que yo supiera abrir, y mi boca de sorpresa.  Verte entre tanto, el alma.  Y ahora.
¿Cuál me dijo usted que es el limite entre un querer y otro?  ¿Qué día fue aquel en el que llovía sin tregua?¿Cuantas horas han pasado? ¿Cómo hiciste para olvidarme?
 Aún no me aprendo su nombre.  No existe evidencia de algún roce. Aún hay flores en el jardín. Ella contempla el universo desde afuera. Quién se atreve fantasma. No hay nadie acá.  Y se van incendiando una a una las luces. Tanta fosforescencia entre los ojos. Y nadie cerca.

Hay que volver a creer, como si existiera algún pretexto. O ninguno.
Abrir los ojos y parpadear como si navegáramos. Quitarse un poco de tanta luz ciega. Volver a creer sin escaeces de piel. Como si la invención del mundo fuera cierta, y lo sutil nos atravesara.


.



Comentarios

Entradas populares de este blog

foto: mariana delgado sáenz.

 Miramos un rato
le dí fuerza
 mostró su fragilidad
descubrió la mía

.

un día de azul

Abrazamos por dentro al sonido del agua. Un susto gesticulado hasta los ojos, de tantos enviados al olvido. Nosotros volviendo con un puñito de arena, explicándonos que un universo nos contiene, y esas partículas entregadas con muchísimo cuidado sin darnos cuenta, lo son todo.

Cuantos saltos

Cuantos nombres poco articulados a la boca, cuantos latidos por segundo en el corazón  habitado. Entonces recostarse a algo, acurrucarse un poco.  Verse , veme  para verme. Cuantas preguntas. Cuanta travesía muda. Cuanto alcance debajo de los parpados.
La plantas han sabido siempre crecer como si nada. Dónde todo importa.
Hasta cual parte del cuerpo habita la esperanza. Cómo mirar bien, cuando todo el asombro lo estrujas a un suspiro.  Los espacios silenciosos están en medio de los cuerpos.




.