9.1.14

Un día cualquiera sin retorno.

Después de comenzar a comprender que no había  nada de lo cual  poder adueñarse de veras, mas que de ella misma. Fue descifrando  los gestos y  miradas foráneas, que quedaban vibrando en su pecho.



No hay comentarios:

Publicar un comentario