24.10.13

Distancia inconclusa.




La vida plantea esa necesidad inevitable de otros. Ausencias rasgadas.
Pero esa  paradoja es capaz de disolverse.
Cada quien acepta sus fantasmas cuando crece. Dejan casi de importar.
Le estoy  abriendo la puerta a los miedos. Quiero oírlos confesar sus penas. Verlos irse.
Tendrá el tiempo la costumbre de habitar ese vacío.
El mar que lo es todo, sabe de eso.
Octubre llegó con  inquietud hasta los huesos. Duelen.
Sé. Pero quizá me engañe.
Algo está viajando de un cuerpo a otro.



.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿existe algo que recordar?

. El misterio quizá no se encuentre en las estrellas sino en aquel ser que levanta la cabeza para mirarlas entre abriendo su boca sal...