24.4.13

Vuelo aéreo

El destino, no lo sabremos nunca.  Atrapados en devenires, tan nuestros como la sangre.
De madrugada todos los recuerdos me exigen el olvido.
Aún no resuelvo como quisiera miraran mis ojos.
Desde cuál sitio aprender a desprenderse.
A qué lugar llegar, si es eso posible.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿existe algo que recordar?

. El misterio quizá no se encuentre en las estrellas sino en aquel ser que levanta la cabeza para mirarlas entre abriendo su boca sal...