Ir al contenido principal

a veces quiero saber adónde vas



Ninguna dirección se encuentra afuera, afuera hay solo señales de distintas formas, apuntando hacia distintos rumbos.
Y eso no significa nada más que señales apuntando a distintos rumbos.
¿Qué función tiene una brújula?  
Recordar acaso este asunto de que vivimos en un mundo polar, lleno de contrariedades.
Hacer que pueda decir: allá está el sur, y señalarlo con mi mano, notar que conforme transcurre el tiempo la tierra avanza y lo antes encontrado en un lugar ha sido revuelto. Y que nos hemos visto girados nosotros. Y equivocarse por grados y buscar entre sospechas, y hacer interpretaciones libres de los acontecimientos. Para quizá decir: no quiero saber dónde estas. No me des ningún punto de referencia de lo que fuiste. Afuera hay solo señales. Y hace muchísimos grados que no te veo la sombra.

Comentarios

Entradas populares de este blog

foto: mariana delgado sáenz.

 Miramos un rato
le dí fuerza
 mostró su fragilidad
descubrió la mía

.

un día de azul

Abrazamos por dentro al sonido del agua. Un susto gesticulado hasta los ojos, de tantos enviados al olvido. Nosotros volviendo con un puñito de arena, explicándonos que un universo nos contiene, y esas partículas entregadas con muchísimo cuidado sin darnos cuenta, lo son todo.

Cuantos saltos

Cuantos nombres poco articulados a la boca, cuantos latidos por segundo en el corazón  habitado. Entonces recostarse a algo, acurrucarse un poco.  Verse , veme  para verme. Cuantas preguntas. Cuanta travesía muda. Cuanto alcance debajo de los parpados.
La plantas han sabido siempre crecer como si nada. Dónde todo importa.
Hasta cual parte del cuerpo habita la esperanza. Cómo mirar bien, cuando todo el asombro lo estrujas a un suspiro.  Los espacios silenciosos están en medio de los cuerpos.




.