12.1.13




Acá está el tiempo, mi  paisaje de trayectorias que no acaba nunca. Esa música de nubes a media noche penumbra. Acá está esa ciudad,  ese instante desde la ventana donde me vez cruzar la calle,  hasta no verme mas, causa de la fuga. Se vuelve roja la ciudad de noche. Tendré que comprender eso sola. Vuelve la niebla y creo que te quedas detenida un rato en la ventana, y que solo un carro sucede. Yo sigo caminando me invade la niebla,  me detiene. Ya no queda mucho.  Pienso que te deje sola en mi lugar. Que salí para que me detuviera la niebla.  Para quitarme la certeza de saber si vas estar ahí cuando llegue.




foto: Mariana D Sáenz


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿existe algo que recordar?

. El misterio quizá no se encuentre en las estrellas sino en aquel ser que levanta la cabeza para mirarlas entre abriendo su boca sal...