Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2013

a flor de piel

.



M- ¿Hay días en que solo del viento es posible agarrase, te has dado cuenta de eso?
Q- ¿Qué hostil el mundo a veces, no?
M- Y, lo que pasa es que te despierta mas lo sensible la ventolera.
Q- Habla en voz bajita, ¿lo oís?
M- Tenes razón, es muy hostil el mundo a veces.








.

diálogos convexos

M- Se siente sólo desde adentro.
Q- ¿De que hablas? 
M- De afuera. De lo que se ve.
Q- Se percibe.
M- Maso menos.
...
M- ¿Qué será sentir el mundo desde afuera?
Q- Verse como otro, quizá... Es que por afuera el mundo no es nada.
M- ¿Te parece que por afuera el mundo está hueco?
Q- Puede ser.
M- ¿Decís que es solo vacío?
Q- ...

hay días en que ella no puede dormir

.


hay un tiempo que va mas allá de un reloj
un paso que va mas allá de llegar
unos ojos que van mas allá de un puedo mirar
una voz que va mas allá de su propio sonido
una ausencia capaz de estar presente dentro
un gesto capaz de reducir tanta distancia a un instante luz 
¿que tan sordo tendremos el sentido?







.

diálogos convexos

.

M - Hay algo que va a maso menos así ( hace el gesto de explicar, pero se detiene gira de gesto ) (Busca algo, pero no sabe dónde mirar) ¿tendrá algo que ver con el magnetismo? ¿o es resonancia?
Q -  Decime, ¿estas hablando otra vez del corazón?
M - No lo sé.
Q - Es que se escucha.
M- Hoy caminé por una  calle por la que no puedo dejar de pasar. Creo que hay una parte de mi que está aun ahí pasando.
Q- ¿Y no entendes ?
M- ...


.
Acá está el tiempo, mi  paisaje de trayectorias que no acaba nunca. Esa música de nubes a media noche penumbra. Acá está esa ciudad,  ese instante desde la ventana donde me vez cruzar la calle,  hasta no verme mas, causa de la fuga. Se vuelve roja la ciudad de noche. Tendré que comprender eso sola. Vuelve la niebla y creo que te quedas detenida un rato en la ventana, y que solo un carro sucede. Yo sigo caminando me invade la niebla,  me detiene. Ya no queda mucho.  Pienso que te deje sola en mi lugar. Que salí para que me detuviera la niebla.  Para quitarme la certeza de saber si vas estar ahí cuando llegue.



foto: Mariana D Sáenz

al comienzo de un otro

Siempre van seguidos los finales de algo más, ya sea de este lado o del otro, vida o muerte, lo escribo para entenderlo. Escribo porque lo esencial es invisible, pero vivimos atrapados en el mundo de los objetos y sus devenires. Escribo porque imagino demasiado. ¿Se inunda más el mundo de ausencias cuando se le escribe? ¿Por qué a veces me parece que me esperas adónde aún no estoy? Adónde aún ni vos estas.  Es que nos entrampa el tiempo. Mi ausencia se queda detenía, te ve. Así como aún no miro. A veces creo ser la parte de mí que me hace falta.  Escribo con el afán de que no sea todo mentira.




.